.

.
P.BRADLEY ,EQUIPO ,COLABORADORES Y AMIGOS

EN BS. AS. :COLEGIO DEL SALVADOR -Callao 542 -
Tel. conmutador: (11) 5235 2281
EN MENDOZA: RESIDENCIA DE LA COMPAÑÍA . IGLESIA DEL SAGRADO CORAZÓN
Portería Colón 67 Tel./Fax (261) 524 6713/14

E-mail : centroamarservir@gmail.com


lunes, 23 de mayo de 2016

EL SENTIDO ESPIRITUAL DE LAS ENFERMEDADES-MENDOZA





















24 de mayo: Ángeles Wolder: MEMORIAS TRANSGENERACIONALES, de 20:30 a 22:00hs
25 de mayo: Ángeles Wolder, Análisis de Enfermedades y casos concretos, de 10 a 11:30hs
Informes e inscripciones por Recepción Colón 67 de Ciudad de Mendoza
CUPOS LIMITADOS


domingo, 20 de marzo de 2016

MARZO Y ABRIL /2016 ACTIVIDADES DEL P. BRADLEY SJ BUENOS AIRES


MARZO Y ABRIL /2016 
ACTIVIDADES DEL P. BRADLEY SJ BUENOS AIRES
Colegio del Salvador
El cronograma de Actividades es el siguiente:
JUEVES 31/03
Horario: -19/20,30 HS. 
TEMA : “TIPOS DE PERSONALIDAD “ NIVEL INICIAL
.

LUNES 4/04 
Horarios: 18HS. MISA
-19/20,30 HS : TEMA "LA ÉTICA DEL DESAPEGO Y LA CREATIVIDAD” 
NIVEL AVANZADO
.

MARTES 5/04 
Horario- 19/20,30 HS 
 TEMA : “PERSONALIDAD Y TRANSGENERACIONAL" 
NIVEL INTERMEDIO
.

NOTA : Para participar en los encuentros no es necesaria inscripción previa . 

Colaboración voluntaria: Sugerida $200 por clase o entrevista. 

Para la asignación de Entrevistas personales de apoyo y orientación con el P.Bradley, o consultas en general hacerlo vía telefónica al N° del CEIA : TEL: 5031- 3053 ,del 21 de Marzo al 6 de Abril en el horario de 16 a 20 hs.

-Jueves y Viernes Santo y los fines de semana no habrá atención telefónica

Para consultas enviar un correo a centroamarservir@gmail.com
-Los invitamos a visitar nuestra página  www.centroamarservir.blogspot.com
Colegio del Salvador : Av. Callao 542
P.Bradley s.j. y el Centro Amar y Servir

“¡Bendito el Rey que viene en nombre del Señor!”



En aquel tiempo, Jesús echó a andar delante, subiendo hacia Jerusalén. Al acercarse a Betfagé y Betania, junto al monte llamado de los Olivos, mandó a dos discípulos, diciéndoles: «Vayan a la aldea de enfrente; al entrar, encontrarán un borrico atado, que nadie ha montado todavía. Desátenlo y tráiganlo. Y si alguien les pregunta: "¿Por qué lo desatan?", contéstenle: "El Señor lo necesita"». Ellos fueron y lo encontraron como les había dicho. Mientras desataban el borrico, los dueños les preguntaron: «¿Por qué desatan el borrico?» Ellos contestaron: «El Señor lo necesita». Se lo llevaron a Jesús, lo aparejaron con sus mantos y le ayudaron a montar.
Según iba avanzando, la gente alfombraba el camino con los mantos. Y, cuando se acercaba ya la bajada del monte, toda la multitud de sus discípulos, entusiasmados, se pusieron a alabar a Dios a gritos, por todos los milagros que habían visto, diciendo: «¡Bendito el Rey que viene en nombre del Señor! ¡Paz en el cielo y gloria en lo alto!» Algunos fariseos de entre la gente le dijeron: «Maestro, reprende a tus discípulos». Él replicó: «Les digo que, si éstos callan, gritarán las piedras» (Lucas 19, 28-40).
La Semana Santa comienza con el Domingo de Ramos, llamado también de Pasión. En este año el texto para la bendición de los ramos es del Evangelio de Lucas (19, 28-40), y en la Misa se toma del mismo Evangelio el relato de la pasión y muerte de Jesús (Lucas 22, 14 - 23.56), antecedido por un texto de Isaías (50, 4-7), otro del Salmo 22 (21) y otro de la Carta de san Pablo a los Filipenses (2,6-11). Centremos nuestra reflexión en tres temas:
1. “¡Bendito el Rey que viene en nombre del Señor!”
Jesús entra a Jerusalén, no con arrogancia en un carro de guerra tirado por caballos, como lo hacían los vencedores en de batallas militares o los emperadores, sino manso y humilde, en son de paz y montando un asno, como lo había anunciado hacia el año 450 A.C. el profeta Zacarías (9,9): “Mira que tu rey vendrá a ti… pobre y sentado sobre un asno…”
Jesús inicialmente es recibido por “la multitud de sus discípulos” como el Mesías prometido, descendiente del rey David. Pero también la mayoría de ellos lo abandonará, hasta salirse finalmente con la suya los fariseos y los sacerdotes del Templo, que provocarán la condenación de Jesús a la muerte en la cruz. A la aclamación inicial “Bendito el Rey que viene…” - le sucederá poco después el grito“Crucifícalo” (Lc 23, 20). Pero hay un detalle: el mismo Evangelio que al narrar el nacimiento de Jesús se había referido a los ángeles que cantaban “Gloria a Dios en el cielo y paz en la tierra…” (Lc 2, 14), evoca ahora una exclamación similar de la gente que lo recibe cuando entra en Jerusalén antes de su pasión: “¡Paz en el cielo y gloria en lo alto!”
El Papa Francisco, de cuya elección y consagración se acaba de cumplir el tercer aniversario, dijo en su homilía del Domingo de Ramos de 2013, comentando este texto del Evangelio: “Gentío, fiesta, alabanza, bendición, paz. Se respira un clima de alegría. Jesús ha despertado en el corazón tantas esperanzas, sobre todo entre la gente humilde, simple, pobre, olvidada, esa que no cuenta a los ojos del mundo. Él ha sabido comprender las miserias humanas, ha mostrado el rostro de misericordia de Dios y se ha inclinado para curar el cuerpo y el alma. Este es Jesús. Este es su corazón atento a todos nosotros, que ve nuestras debilidades, nuestros pecados. El amor de Jesús es grande. Y, así, entra en Jerusalén con este amor, y nos mira a todos nosotros. Es una bella escena, llena de luz –la luz del amor de Jesús, de su corazón–”.
Estas palabras recobran un especial significado en este 2016, Año Santo de la Misericordia proclamado como tal por el mismo Papa Francisco: su convocatoria para la celebración de este Jubileo, bajo el título “El Rostro de la Misericordia”, comienza precisamente diciendo que “Jesucristo es el rostro de la misericordia del Padre.”
2. “Esto es mi cuerpo que se entrega por ustedes. Esta copa es la nueva alianza sellada con mi sangre, que se derrama por ustedes…” (Lc 22, 19-20)
El relato de la pasión según san Lucas comienza evocando, en la la cena pascual de Jesús con los doce apóstoles la víspera de su muerte, la institución del sacramento de la Eucaristía, “fuente y cumbre de la vida y de la misión de la Iglesia”, como dice en su Constitución sobre la Sagrada Liturgia el Concilio Vaticano II, de cuya apertura se cumplieron 50 años el pasado 8 de diciembre.
La Iglesia dedica la tarde del Jueves Santo a conmemorar especialmente tal institución de la Eucaristía. Ella es, como decimos inmediatamente después de la consagración del pan y del vino que se convierten en el cuerpo y la sangre de Cristo, el sacramento de nuestra fe en el que anunciamos su muerte, proclamamos su resurrección y expresamos nuestra esperanza (ven, Señor Jesús). Como actualización de su sacrificio redentor, este mismo sacramento es el signo del amor de Dios que implica el mandamiento del amor: amor al prójimo, no sólo como a nosotros mismos, sino como Él nos ha mostrado que nos ama: hasta el extremo, hasta la entrega de la propia vida.
3. “Realmente, este hombre era justo”
Esta expresión la encontramos inmediatamente después de la exclamación final de Jesús -“Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu”-. Reconocer a Jesús como el hombre justo por excelencia es reconocerlo como el Hijo de Dios, porque la verdadera justicia consiste en realizar la voluntad de Dios que nos invita a ser solidarios con quienes que padecen la injusticia. Cuando nos identificamos como seguidores de Cristo con la señal de la cruz -y cuando el Viernes Santo la veneramos y lo adoramos a Él crucificado-, estamos expresando que nos comprometemos a realizar lo que este signo representa. 
Quienes creemos en Jesucristo como Hijo de Dios, reconocemos que en su pasión y muerte se cumplen las profecías de los cuatro poemas del “Servidor de Yahvé” escritos hace unos 2.550 años y que encontramos en el libro de Isaías. En el tercer poema -primera lectura del Domingo de Ramos- el Servidor de Yahvé dice: “Yahvé me ha instruido para que consuele a los cansados con palabras de aliento” (Isaías 50, 4). Y en la segunda lectura del mismo Domingo de Ramos (Filipenses 2, 6-11), el apóstol San Pablo dice que el mismo Jesús que se despojó de la gloria de su divinidad para humillarse hasta la muerte de cruz, fue exaltado con el nombre de Señor del universo. Todo lo contrario del pecado original y sus consecuencias, cuando el ser humano desconoce su condición de criatura y se deja dominar por la sed de poder.



Celebremos esta Semana Santa identificándonos con Jesús que se solidariza plenamente con el sufrimiento humano. Aclamémoslo no sólo como el Rey que viene en el nombre del Señor, sino también como el que tiene este mismo título por haber entregado su vida para salvarnos y hacer de nosotros hijos de Dios a su imagen y semejanza. Y renovemos nuestro compromiso de vivir como tales, cumpliendo su voluntad, es decir, practicando la justicia de acuerdo con su mandamiento del amor significado en la santa cruz, único camino para lograr la reconciliación y la paz en nuestra vida personal y social-.

domingo, 13 de marzo de 2016

EVANGELIO DEL DOMINGO 13 DE MARZO Y VIDEO EXPLICATIVO DE LAS OBRAS DE MISERICORDIA





JUNTO CON EL TEXTO Y EXPLICACION DEL EVANGELIO DE ESTE DOMINGO 13 DE MARZO, ACOMPAÑAMOS LOS MISMOS CON UN VIDEO DONDE EL P. RAÚL DESARROLLA QUE SON LAS OBRAS DE MISERICORDIA CORPORALES Y ESPIRITUALES






Jesús se dirigió al Monte de los Olivos. Y por la  mañana temprano fue otra vez al templo, y todo el pueblo se reunió junto a Él. Él se sentó y se puso a enseñarles. Entonces los escribas y los fariseos le llevaron una mujer que habían sorprendido cometiendo adulterio, la colocaron en medio y le dijeron a Jesús: “Maestro, a esta mujer la sorprendimos en el momento mismo de cometer adulterio. En la Ley nos mandó Moisés que a esas personas hay que darles muerte apedreándolas. ¿Tú qué dices?” Esto lo decían para ponerle dificultades y tener de qué acusarlo. Pero Jesús se inclinó y empezó a escribir con el dedo en el suelo.Como ellos siguieron insistiendo con la pregunta, Él se levantó y les dijo: “¡El que no tenga pecado, que le tire la primera piedra!”. Y se volvió a inclinar y siguió escribiendo en el suelo. Ellos, al oír esto, se fueron retirando uno por uno, comenzando por los más viejos; y quedó solo Jesús, con la mujer, que seguía allí delante. Entonces se incorporó y le preguntó: “Mujer, ¿dónde están? ¿Nadie te condenó?” Ella contestó: “Nadie, Señor”. Jesús le dijo: “Pues tampoco yo te condeno. Vete, y de ahora en adelante no peques más” (Juan 8,1-11).


Durante su estadía en Jerusalén, Jesús solía ir con sus discípulos al Monte de los Olivos. Allí, cerca de la ciudad que puede contemplarse desde el huerto de Getsemaní, descansaba y oraba para recibir la energía espiritual que le hacía posible afrontar la oposición cada vez más intensa de los escribas o doctores de la ley, que en su mayoría pertenecían a la secta de los fariseos, los “incontaminados”, cumplidores fanáticos de las prescripciones de una legislación rigorista que hacían derivar de Moisés, pero que en realidad era el resultado de una concepción religiosa muy alejada del Dios misericordioso y liberador que se le había revelado al mismo Moisés doce siglos atrás.Y después de rehacer sus fuerzas con el descanso y la oración, Jesús bajaba con sus discípulos nuevamente a Jerusalén para enseñarles de palabra y con su ejemplo a las gentes que acudían a oírlo cada día en mayor cantidad, hasta el punto de llegar a decir el evangelista que “todo el pueblo se reunió junto a Él”. Y lo que les enseñaba era justamente que Dios es un Padre compasivo, siempre dispuesto a perdonar a quien se
acoja sinceramente a su misericordia.

“En la Ley nos mandó Moisés que a esas personas -las mujeres adúlteras- hay que darles muerte apedreándolas. ¿Tú qué dices?”Además de corresponder el planteamiento a una posición machista según la cual es criminalizada la infidelidad conyugal de las mujeres y no la de los hombres, esta pregunta llevaba una intención malévola. Sí Jesús respondía que no estaba de acuerdo con matar a piedra a aquella mujer, se pronunciaría contra lo que mandaba 
supuestamente la “Ley de Moisés”; y si decía que estaba de acuerdo, se manifestaría en contra del gobierno imperial de Roma, que se reservaba el poder de condenar a muerte.La respuesta de Jesús implica un rechazo frontal a la pena de muerte, venga de donde venga, y contrasta con la actitud de los escribas y fariseos que habían tergiversado la Ley de Dios con unas prescripciones contrarias a lo que Él había dicho varios siglos antes a través de sus profetas “Dios no quiere la muerte del pecador, sino que se convierta y viva” (Ezequiel 33, 11). ¿Sería esto lo que Jesús escribía en el suelo antes de contestarles?...

“¡El que no tenga pecado, que le tire la primera piedra!”

¡Cuántas veces se condena a las personas a la destrucción de sus posibilidades de redención, convirtiendo injustamente su existencia en un infierno sin salida! Nadie tiene derecho a destruir la vida de otros sobre la base de haber éstos cometido determinados delitos, por graves que sean. Quienes los hayan cometido, en la medida en que han afectado a otras personas, deben reconocer y reparar en lo posible los daños que ha causado su comportamiento, pero su derecho a la vida sigue vigente a pesar de las posiciones propias de aquella supuesta justicia basada en el imperio de la venganza que, al destruir la vida humana, en lugar de resolver los problemas, los agrava más y más.Hay un detalle significativo: “se fueron retirando uno por uno, comenzando por los más viejos”. El Evangelio parece querer decirnos que, cuanto más se vive, más se debe vencer la tendencia a juzgar y condenar a los demás, reconociendo cada cual su propia condición de pecador y disponiéndose a reformar su propia vida en lugar de querer acabar con la de los demás.

“Pues tampoco yo te condeno. Vete, y de ahora en adelante no peques más” 

Se suele confundir a la adúltera de este relato del Evangelio según san Juan, con otra mujer cuyo nombre tampoco se menciona y que en los demás Evangelios unge con perfume los pies de Jesús y los enjuga con sus cabellos, antes de su llegada a Jerusalén (Marcos 14, 3-8, Mateo 26, 6-13, Lucas 7, 36-50), y que en el pasaje de Lucas es caracterizada como una “mujer de mala vida” arrepentida. A ambas se las suele también identificar con María Magdalena, otra mujer distinta de las anteriores, que acompañó a Jesús y sus discípulos en Galilea, que había sido curada por Jesús (Lucas 8, 2), que luego estaría presente en su crucifixión y sería la primera testigo de su resurrección.Pero, mas allá de estas distinciones, el mensaje central es el mismo: el Dios que se nos ha revelado personalmente en Jesús de Nazaret no es un juez condenador, sino un Padre siempre dispuesto a perdonar y a ofrecerle un porvenir nuevo a quien reconoce su necesidad de salvación. Este mensaje implica una invitación a mirar el futuro con esperanza: “No se queden recordando lo antiguo… ya que voy a hacer algo nuevo” (1ª lectura: Isaías 43, 16-21)… “Quedaré a paz y salvo con Dios no por mis propios méritos y basado en la ley, sino que Dios mismo será quien, en virtud de la fe, me ponga a paz y salvo consigo … olvidando lo pasado y lanzado hacia delante” (2ª lectura: Filipenses 3, 8-14). Aprovechemos pues este tiempo de Cuaresma que ya está para terminar, disponiéndonos a perdonar como Jesús nos mostró con su ejemplo que Dios perdona, y en lugar de juzgar y condenar a los demás empecemos por reconocer nuestra propia condición de necesitados de la misericordia divina.-

domingo, 6 de marzo de 2016

EVANGELIO EXPLICADO-IV DOMINGO DE CUARESMA




EVANGELIO 



Lc 15, 1-3. 11-32 

Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas. 

Todos los publicanos y pecadores se acercaban a Jesús para escucharlo. Pero los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo: "Este hombre recibe a los pecadores y come con ellos". Jesús les dijo entonces esta parábola: "Un hombre tenía dos hijos. El menor de ellos dijo a su padre: 'Padre, dame la parte de herencia que me corresponde'. Y el padre les repartió sus bienes. Pocos días después, el hijo menor recogió todo lo que tenía y se fue a un país lejano, donde malgastó sus bienes en una vida inmoral. Ya había gastado todo, cuando sobrevino mucha miseria en aquel país, y comenzó a sufrir privaciones. Entonces se puso al servicio de uno de los habitantes de esa región, que lo envió a su campo para cuidar cerdos. Él hubiera deseado calmar su hambre con las bellotas que comían los cerdos, pero nadie se las daba. Entonces recapacitó y dijo: '¡Cuántos jornaleros de mi padre tienen pan en abundancia, y yo estoy aquí muriéndome de hambre!'. Ahora mismo iré a la casa de mi padre y le diré: 'Padre, pequé contra el Cielo y contra ti; ya no merezco ser llamado hijo tuyo, trátame como a uno de tus jornaleros'. Entonces partió y volvió a la casa de su padre. Cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y se conmovió profundamente, corrió a su encuentro, lo abrazó y lo besó. El joven le dijo: 'Padre, pequé contra el Cielo y contra ti; no merezco ser llamado hijo tuyo'. Pero el padre dijo a sus servidores: 'Traigan enseguida la mejor ropa y vístanlo, pónganle un anillo en el dedo y sandalias en los pies. Traigan el ternero engordado y mátenlo. Comamos y festejemos, porque mi hijo estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y fue encontrado'. Y comenzó la fiesta. El hijo mayor estaba en el campo. Al volver, ya cerca de la casa, oyó la música y los coros que acompañaban la danza. Y llamando a uno de los sirvientes, le preguntó qué significaba eso. Él le respondió: 'Tu hermano ha regresado, y tu padre hizo matar el ternero engordado, porque lo ha recobrado sano y salvo'. Él se enojó y no quiso entrar. Su padre salió para rogarle que entrara, pero él le respondió: 'Hace tantos años que te sirvo sin haber desobedecido jamás ni una sola de tus órdenes, y nunca me diste un cabrito para hacer una fiesta con mis amigos. ¡Y ahora que ese hijo tuyo ha vuelto, después de haber gastado tus bienes con mujeres, haces matar para él el ternero engordado!'. Pero el padre le dijo: 'Hijo mío, tú estás siempre conmigo, y todo lo mío es tuyo. Es justo que haya fiesta y alegría, porque este hermano tuyo estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y ha sido encontrado'". 

Palabra del Señor.




Esta parábola es conocida como la del hijo pródigo o derrochador, pero tiene en realidad tres protagonistas. Deberíamos llamarla mejor parábola del padre compasivo, el hijo arrepentido y el hermano insensible, reconociendo como protagonista principal a Dios Padre que perdona y que nos invita a perdonar.
El contexto de la parábola lo marca la murmuración de los escribas y fariseos contra Jesús porque acogía a publicanos y pecadores. Los publicanos o recaudadores de impuestos al servicio del imperio romano, se caracterizaban por su conducta deshonesta
porque se aprovechaban de la gente y sobre todo de los pobres al cobrarles más de lo establecido para sacar ellos su propia tajada. Por eso eran despreciados por quienes presumían de justos y procuraban estar lejos de ellos para no contaminarse.Jesús, en cambio, se acerca a todos los pecadores y les ofrece la posibilidad de rehacer sus vidas. El Evangelio de hoy nos invita, por una parte, a sentir la misericordia infinita de Dios, reconociendo humildemente nuestra necesidad de salvación; y por otra, a tener la misma actitud compasiva de Dios, siempre dispuesto a perdonar.
 Me pondré en camino… y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti El menor de los dos hijos pide y recibe su parte de la herencia, la malgasta y llega a una situación que lo lleva a examinar su vida y recapacitar, disponiéndose a volver y a pedirle perdón. Este examen y esta contrición, junto con la confesión que se propone realizar, son los tres primeros pasos de un proceso efectivo de conversión.El hijo arrepentido de la parábola es para cada uno de nosotros una figura de lo que puede también acontecer en nuestras vidas cuando nos hemos alejado de Dios. Pero Dios mismo nos ofrece siempre la oportunidad de recapacitar y volver a Él, es decir, de convertirnos reorientando nuestra vida, poniéndonos en camino hacia su casa, que simboliza la comunidad de la cual nos apartamos cuando nos dejamos llevar por nuestros egoísmos y nuestros apetitos desordenados.
Su padre lo vio y se conmovió; y, echando a correr, lo recibió con abrazos y besos…Dios es un Padre infinitamente misericordioso. Este es el mensaje central de toda la predicación de Jesús. Él espera que el pecador recapacite y se arrepienta, siempre está dispuesto a recibirlo y perdonarlo. Jesús, con su actitud de acercamiento a los pecadores, nos muestra cómo se comporta Dios con sus hijos. Por eso lo podemos reconocer como el revelador del Padre, del Dios que se nos ha hecho visible en Él.Desde el momento en que el hijo arrepentido se propone volver a la casa del padre, es perdonado. Lo que acontece cuando este hijo regresa es una celebración, una fiesta en la que el padre quiere que participe toda la familia. Este es el sentido del Sacramento de la Reconciliación: desde el momento en que reconocemos nuestro pecado, nos arrepentimos y decidimos volver a Dios, Él nos perdona, pero es necesario que expresemos esta disposición en el ámbito de la familia que formamos todos como hijos e hijas de Dios. Por eso decimos: “Yo confieso, ante Dios todopoderoso y ante ustedes, hermanos, que he pecado…” Y éste es a su vez el sentido de la confesión ante el sacerdote, que representa tanto a Dios como a la comunidad en el Sacramento de la Reconciliación, al cual se refiere la segunda lectura (1ª Corintios 5, 17-21).

Deberías alegrarte, porque este hermano tuyo estaba muerto y ha revivido

La parábola quedaría sin su sentido completo si suprimiéramos la última parte, en la que interviene el hermano mayor. Él representa la actitud insensible e intransigente de los escribas y fariseos que criticaban a Jesús por su acercamiento a los pecadores. La lección es clara y corresponde a lo que el mismo Jesús quiso enfatizar cuando les enseñó a orar a sus primeros discípulos: “perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos…” En conclusión, la enseñanza definitiva de la parábola corresponde a una frase de Jesús que encontramos en el mismo Evangelio según san Lucas: “Sean ustedes compasivos, como su Padre es compasivo” (Lucas 6, 36).-

lunes, 15 de febrero de 2016

FEBRERO /2016 – ACTIVIDADES DEL P. BRADLEY SJ BUENOS AIRES


El cronograma de Actividades es el siguiente:



Lunes 22/02  -  18 hs.   :   MISA      (en la Capilla  del CEIA)



                      -19/20,30 hs. : Tema : “TIPOS DE PERSONALIDAD Y

                                   TAREA ESPIRITUAL“    Salón



Martes 23/02  -19/20,30 hs :   Tema :  PERSONALIDAD Y “ANCESTROLOGÍA”  Salón



Jueves 25/02 -  19/20,30 hs : Tema :  TIPOS DE PERSONALIDAD (Introducción) Salón



NOTA : Para participar en los encuentros no es necesaria inscripción previa .



Colaboración voluntaria: Sugerida $200 por clase o entrevista.



Para la asignación de Entrevistas personales de apoyo y orientación con el P.Bradley,  o consultas en general hacerlo  vía telefónica al N° del CEIA :

TEL: 5031- 3053

Del 15 al 19 de Febrero  en el horario de 16 a 18 hs.

 Atenderá Tomás Bradley
 Para consultas :centroamarservir@gmail.com

                                                                                   

LUGAR :Colegio del Salvador : Av. Callao 542

martes, 2 de febrero de 2016

EVANGELIO DEL DOMINGO 31 DE ENERO 2016-NADIE ESCAPA DE LA CONVERSIÓN



Evangelio según San Lucas 4,21-30. 
Entonces comenzó a decirles: "Hoy se ha cumplido este pasaje de la Escritura que acaban de oír". 
Todos daban testimonio a favor de él y estaban llenos de admiración por las palabras de gracia que salían de su boca. Y decían: "¿No es este el hijo de José?". 
Pero él les respondió: "Sin duda ustedes me citarán el refrán: 'Médico, cúrate a ti mismo'. Realiza también aquí, en tu patria, todo lo que hemos oído que sucedió en Cafarnaún". 
Después agregó: "Les aseguro que ningún profeta es bien recibido en su tierra. 
Yo les aseguro que había muchas viudas en Israel en el tiempo de Elías, cuando durante tres años y seis meses no hubo lluvia del cielo y el hambre azotó a todo el país. 
Sin embargo, a ninguna de ellas fue enviado Elías, sino a una viuda de Sarepta, en el país de Sidón. 
También había muchos leprosos en Israel, en el tiempo del profeta Eliseo, pero ninguno de ellos fue curado, sino Naamán, el sirio". 
Al oír estas palabras, todos los que estaban en la sinagoga se enfurecieron 
y, levantándose, lo empujaron fuera de la ciudad, hasta un lugar escarpado de la colina sobre la que se levantaba la ciudad, con intención de despeñarlo. 
Pero Jesús, pasando en medio de ellos, continuó su camino. 

El texto evangélico de este domingo presenta el desenlace de la  visita de Jesús a la sinagoga de Nazaret. Es visto como signo de contradicción para los nazaretanos. No es aceptado como el Mesías. Se preanuncia el rechazo de Israel y la salvación universal: Dios para todos los pueblos.

Buena noticia y admiración

El evangelista Lucas nos presentaba el domingo pasado el relato de la lectura de Jesús en el oficio de la sinagoga de Nazaret .En el oficio sinagogal como era habitual, después de algunas oraciones iniciales de intercesión, se leía en hebreo un texto de la Toráh (los cinco libros del Pentateuco). Un entendido lo traducía al arameo y lo explicaba. A continuación se leía una lectura tomada de los profetas, preferentemente de Isaías. Este texto recibía el nombre de cumplimiento al estar relacionado con el de la Toráh. Pues bien, lo novedoso del texto evangélico de Lucas es que omite el texto de la Toráh. El mensaje es claro: a partir de ahora, el foco de referencia de los textos proféticos no será la Toráh sino Jesús. El es el referente, intérprete y cumplimiento de las promesas divinas.



















Hoy se ha cumplido este pasaje de la Escritura que acaban de oír.

Jesús anuncia que esa profecia mesiánica tan esperada por el pueblo se hace ya realidad en él. Se presenta, pues, como el ungido y enviado de Dios, que ya ha mostrado signos Iiberadores mesiánicos en Cafarnaúm. No hay que añorar el pasado ni esperar un futuro extraordinario. El Reino de Dios está aquí y ahora con Jesús.


Advertimos algo significativo. Lucas detiene la lectura de Isaías 61,2 en las palabras: un año de gracia del Señor, omitiendo las siguientes:un día de venganza para nuestro Dios.

En vez de conminar con castigos, Jesús habla de compasión y salvación, por eso todos los presentes la felicitaban y estaban admirados desus palabras llenas de gracia.







Una fanfarronada del hijo de José?

La presentación de Jesús parece buena, que el asunto gusta, pero el tono de humor va a cambiar pronto. Comienzan las discusiones. Cómo era eso de que ya se había cumplido la promesa en él si seguían oprimidos y colonizados por los romanos? Y decian ¿no es éste el hijo de José? Veían en él al hijo de josé, el carpintero de la aldea, que había vivido con los suyos como unjudío más. Al emplear Lucas la expresión hijo de José da a entender que los nazaretanos creían que Jesús era hijo según la carne de José, ignorando que era Hijo de Dios.

Los paisanos de Jesús, que lo conocían desde pequeño, fueron incapaces de superar el escándalo de la encarnación de Dios en la raza humana. ¿Cómo puede ser el Mesías el hijo de José, sin títulos académicos, sin rasgos levíticos o sacerdotales, sin dignidad aristocrática? No podía ser. ¡Imposible! Aquello era una fanfarronada del hijo de José.

La reacción de Jesús

Al leer el texto, a primera vista nos parece que Jesús pierde el oremus de su predicación y divaga con la suerte de los antiguos profetas de Israel. Pero no es así. Jesús no da puntada sin hilo.

El Señor interpreta y expone la reacción de sus oyentes expectantes. Estos confían en que haga en su terruño los milagros portentosos que ha prodigado en Cafarnaúm. Los tiempos del cumplimiento mesiánico eran tiempos de milagros, por lo tanto, si es el Mesías como dice ser, que empiece a hacerlos ya que ese tiempo ha llegado según él. Lo están tentando.
Sin duda ustedes me citarán el refrán: “Médico, cúrate a ti mismo”.Realiza también aquí, en tu patria, todo lo que hemos oído que sucedió en Cafamaúm”. Después agregó: “Les aseguro que ningún profeta es bien recibido en su tierra. Jesús se niega a respaldar su mesianismo con milagros. No acepta ser acaparado o secuestrado por los intereses pueblerinos de su gente. Les achaca su falta de fe para recibir a los profetas de Dios. Aquí se manifiesta la extrema libertad de Jesús, una libertad de espíritu tan profunda que mira con amplitud los horizontes del misterio de Dios para todo el mundo.

Quién no sabía que los anuncios de la salvación habian sido siempre transmitidos al pueblo elegido por medio de los profetas llamando a la conversión? Es decir, que la salvación que se anuncia y se ofrece, hay que recibirla con docilidad, con conversión, hospedando al profeta y… sin milagritos.

Repetir la historia con los profetas

Con sus francas palabras, que parecen provocadoras, Jesús calienta el ánimo de todos los que estaban escuchándolo. Deja ver claramente que la historia de Israel con los profetas se está repitiendo ahora en él.

Les está echando en cara su mal proceder, ya que les está diciendo que se comportan de la misma manera que los contemporáneos de Elias y de Eliseo quienes, porla incredulidad y mala voluntad de su gente, sólo pudieron benificiar a paganos.

Los nazaretanos, airados, quieren matarlo como los antiguos hicieron con muchos de los enviados de Dios. Jesús no se había equivocado al hablarles. Ningún profeta es bien recibido en su tierra. Eso se acababa de comprobar.

Un final anunciado

No deja de sorprender que Lucas haya comenzado la presentación de la actividad evangelizadora de Jesús con un episodio de fracaso evangélico. Si, Jesús no tiene éxito, no hay empatía con sus paisanos, lo amenazan de muerte, tiene que salir deprisa, se va como un derrotado. Esta es la primera imagen que el evangelista nos presenta de Jesús
evangelizador.

Lucas adelanta ya al comienzo de la predicación de Cristo la suerte final del mismo. Rechazados él y su mensaje por el pueblo judío, su evangelio de salvación alcanzará a otros pueblos.
Se inaugura así la misión entre los paganos o gentiles, tema tan querido por Lucas y que expondrá sobre todo en el libro de los Hechos de los apóstoles.

No perder el ánimo

Si el evangelizador es fiel a Dios encontrará oposición o persecución, más o menos explícita, a veces en forma de indiferencia o de desautorización irónica.

Seguramente tampoco nosotros, si somos fieles a Dios, a corto plazo, seremos profetas en nuestra tierra. tendríamos que perder los ánimos en nuestra misión de ser tes-
tigos de los valores de Cristo en un mundo que tal vez ni nos quiera
escuchar. También a nosotros nos dice el Señor, como ajeremías: No
les tengas miedo... diles lo que ya te mando… yo estoy contigo. Como
Jeremías yjesús no callaron, a pesar de la oposición, nosotros también
tendremos que seguir con el compromiso de nuestra fe cristiana. Se-
guramente tendremos que recurrir a la oración que nos inspira el sal-
mo de hoy: Yo me refugio en ti, Señor… tú eres mi Roca y mi fortaleza.

Jesús no se desanimó: en Nazaret se abrió paso y siguió su camino.
Y continuará con valentía, hasta el final, su misión mesiánica. Nosotros
debemos hacer lo mismo.

Quién es el arquitecto de tu vida?

Aprendamos nosotros la lección de lo ocurrido en Nazaret y no cai-
gamos en el mismo error que los paisanos dejesús. Para poder recibir
la salvación tan esperada es necesario que aceptemos el mensaje y
también al Mensajero que nos invita a cambiar radicalmente entregán-
donos al Padre, nuestro arquitecto, para que él nos unja con su espíri-
tu, nos modele y haga su obra en nosotros.

También hoy hay muchos que se han hecho una idea propia de Je-
sús, una noción de él que les es simpática y que no los incomoda de
ninguna manera, porque no les exige nada. Un Jesús a su manera. Y,
así, la vida íntima con el Señor no se da. La gracia no se recibe de los
sacramentos. La oración no se ve necesaria. La Palabra divina queda
amordazada. No hay comunión ni compromiso eclesiales. Jesús ya no
es signo de contradicción. Dios no es arquitecto de la vida del creyen-
te. Y la conversión no llega…

Al celebrar el domingo, día señorial del Señor (Didajé), la eucaristía,
vamos a orar: Señor, no soy digno de que entres en mi casa; pero una

palabra tuya bastará para sanarme. Estamos hospedando al Señor,
estaremos dispuestos a escuchar su palabra de conversión?
288-¿

sábado, 16 de enero de 2016

ENERO EN BUENOS AIRES /2016 – ACTIVIDADES DEL P. BRADLEY SJ




Foto de San Pablo Callao.






El cronograma de Actividades es el siguiente:
Jueves 21/01 - 19/20,30 hs. : Tema : “TIPOS DE PERSONALIDAD Y ÁRBOL GENEALÓGICO“ 

Lunes 25/01 - 18 hs. : MISA (en la Capilla Doméstica)
- 19/20,30 hs : Tema : 
“PERSONALIDAD Y BIODECODIFICACIÓN” “ANCESTROLOGÍA”
Martes 26/01 - 19/20,30 hs : Tema :

 “EL ÁRBOL GENEALÓGICO EN NUESTRA ESTRUCTURACIÓN PERSONAL” (Jodorowski)
NOTA : Para participar en los encuentros no es necesaria inscripción previa .
Colaboración voluntaria: Sugerida $200 por clase
.
‡ Para la asignación de Entrevistas personales de apoyo y orientación con el P.Bradley, hacerlo exclusivamente por vía telefónica al N° del CEIA :
TEL: 5031- 3053
Los días: MARTES 19 ; MIÉRCOLES 20 Y VIERNES 22 : 18,30 a 20 hs.
Atenderá: Lic. Myriam Ruiz Carmona ( Secretaria del P. Bradley)
Para consultas en general dirigirse al N° de teléfono consignado y en los horarios establecidos, o bien a través de nuestro Correo: centroamarservir@gmail.com

 Los invitamos a visitar nuestra Página Web: www.centroamarservir.blogspot.com
Cordiales saludos para todos,

Lic. Myriam Ruiz Carmona (Secretaria del P. Bradley sj)

Colegio del Salvador : Av. Callao 542